Hoteles en Antigua Guatemala.
 Hoteles en Antigua Guatemala.
 Hoteles en Antigua Guatemala.

Historia

DON PEDRO ALVARADO

Historia de Guatemala.

Varios hermanos de Pedro de Alvarado  se unieron a Hernán Cortes en el puerto de la Trinidad, cuando iniciaba su viaje a la Conquista de México, entre ellos Jorge Gonzalo y Gómez, Juan el Viejo Bastardo:

Pedro de Alvarado fue el primer Capitán de Hernán Cortes durante la Conquista de México.

Inició su  campaña con la batalla contra los Tlaxcaltecas dirigidos por Xicoténcatl.Una vez que los conquistadores vencieron pactaron una alianza con estos, para luchar contra los aztecas.

En muestra de paz, los Tlaxcaltecas les regalaron mujeres a los principales Capitanes, una de ellas fue la propia hija de Xicoténcatl: el Viejo, a quien se le bautizó como Doña Luisa, esta estaba destinada a Hernán Cortes, quien la cedió a Pedro de Alvarado. Siendo aún soltero, Pedro de Alvarado tuvo un hijo con Doña Luisa, al que bautizó con su propio nombre y una hija a la que bautizo con el nombre de Doña Leonor.

LA CONQUISTA

Posteriormente junto con Bernardino Vázquez de Tapia realizó una inspección de avanzada hacia las inmediaciones de Tenochtitlan, con el fin de observar y determinar la mejor ruta; Vázquez de Tapia cae enfermo de calenturas, y Alvarado tuvo que completar la misión, ambos regresaron a Cholula para informar a Hernán Cortes los pormenores; fue entonces cuando los indígenas le pusieron el apodo de Tonatiuh.

En ausencia de Cortés, que había ido al encuentro de Pánfilo de Narváez,  Pedro de Alvarado queda al mando, ordenando la matanza del Templo Mayor, que precedió a la derrota de los españoles a lo que se le llamó la Batalla de la Noche Triste (1520). Recriminado por Cortés, que se vio obligado a volver precipitadamente a Tenochtitlan a socorrerlo, alegando este que los Aztecas estaban preparando sacrificios humanos para la fiesta del Texcal (quinto mes de los dieciocho meses del calendario Mexica), incumpliendo su promesa de no hacerlo, ya que en dicha fiesta  se preparaba una trampa para atacar a los españoles.  Pero incluso las fuentes más indulgentes con Alvarado coinciden en denunciar que ordenó  sin previo aviso que atacaran a los danzantes de la fiesta, asesinando entre trescientas y seiscientas personas desarmadas. Los Testimonios aztecas recogidos por Fray Bernardino de Sahagún describen una cruel carnicería.

Se dice que durante su huida de la Gran Tenochtitlan se atribuye haber salvado la vida, pese a estar rodeado de enemigos saltando un canal apoyado en su lanza; enterrada en el barro; este gesto ha dado su nombre a “Puente de Alvarado”, nombre de una céntrica calle de la Ciudad de México, situada en la zona donde pudo ocurrir el hecho.  Podría citarse como precedente del salto con pértiga, igual que se hace con  Filipides para el maratón. pero el salto muy probablemente no existió: la referencia procede de Francisco López de Gómara, que no fue testigo ocular, y es desmentida con gran rotundidad por Bernal Díaz del Castillo, que sí estuvo allí, y que esgrime contundentes argumentos: ningún testigo se hubiera percatado del salto, ocupados como estaban en salvar sus vidas; la profundidad del agua y la anchura del canal saltando y se descarta la viabilidad de la acrobacia y, finalmente, el mismo Bernal no oyó a nadie mencionar el salto hasta mucho después de la conquista, con ocasión de la edición de unos libelos laudatorios para Alvarado.

Enviado por Hernán Cortez,   El capitán Pedro de Alvarado sale de la ciudad de Tenochtitlán  rumbo a Guatemala acompañado con 120 jinetes, 300 soldados a pie y cientos de personas originaras de Cholula, Tlaxcala  y Mexico, para llevar a cabo la conquista de Guatemala de 1523 a 1527.

Don pedro de Alvarado entró a Guatemala por las tierras bajas y pacíficas del Soconusco y después se dirigió hacia Xetulul Humbatz, Zapotitlán.

DOÑA LEONOR

Hija de Don Pedro de Alvarado y Doña Luisa (origen tlaxcalteca), Doña Leonor de Alvarado nace el 22 de Marzo de 1524  fue la primera mujer mestiza nacida en Guatemala. En la recién fundada ciudad de Santiago de los Caballeros, bautizado así por Fray Juan Godínez  ya que era llamada Utatlán (en Quiche “lugar de las canas con edad”).

Doña Leonor  ha de ser interpretada históricamente a través de otros, ya que la importancia de la mujer en aquella época dependía de la virtud de las familias en las que nacieron o se casaron.

Sin embargo, nunca se debe subestimar el papel fundamental que desempeñó durante el tiempo de agitación y conquista de Guatemala. No sólo del mantenimiento de las familias “juntos”, a menudo ayudaba a tomar decisiones fundamentales del Estado o en los negocios.

Doña Luisa y su hija Doña Leonor de Alvarado acompañaban constantemente a Don Pedro en su conquista de Guatemala y Centroamérica.

En 1527, en un viaje de regreso a España, para garantizar su conquista, el Capitán Don Pedro de Alvarado, se casa con Francisca de la Cueva, hija de una familia noble y poderosa de Castilla.  Doña Francisca no duro mucho en las Américas. A su regreso Don Pedro se vuelve a casar con su hermana Dona Beatriz de la Cueva, quien se convirtió en Gobernador.

Para garantizar una relación familiar, Doña Leonor fue casada con Pedro de Portocarrero, conquistador y compañero de Pedro de Alvarado, a quien acompaño durante la conquista de México y Guatemala, participando en numerosas batallas contra los indígenas.

En 1524, Pedro de Portocarrero,  fue nombrado concejal del cabildo y se desempeñó como alcalde de la original Capitolio.  En 1526 dirigió la guerra contra los pueblos de Sacatepéquez y en 1527 conquistó la provincia de Chiapas y fundo la ciudad de Comitán.

En 1539 muere Don Pedro Portocarrero, quedando Doña Leonor, de apenas 15 años viuda, heredera de una gran fortuna, ya que no tenían descendientes.  

Después de la muerte de Don Pedro y Doña Beatriz, llega a Guatemala en 1539 con la edad de 38 años. Don Francisco de la Cueva, (primo del duque de Alburquerque) el cual  solícita por medio del Obispo Francisco Marroquín, casarse con Doña Leonor, y así se consolidó su riqueza heredera de su difunto esposo y padre.

Doña Leonor tiene seis hijos con Don Francisco de la  Cueva

El Palacio Doña Leonor y las construcciones adyacentes fueron originalmente la Casa de Leonor de Alvarado de la Cueva.

Llegó a funcionar como un centro de comercio y de Gobierno (en el primer piso).

Don Francisco de La Cueva, alternativamente, se desempeñó como gobernador, alcalde y hombre de negocios, debido a su relativa inexperiencia e ingenuidad, la mayor parte del negocio se lo dejó a su esposa con más experiencia.

Don Francisco murió a finales de 1576 y Doña Leonor sobrevivió hasta 1583.

En su testamento, dado el 13 de septiembre de 1583 ante el notario (Hidalgo), Doña Leonor expresó su deseo de ser enterrada  junto a su padre y esposo, en la capilla de la santa iglesia catedral (Central Catedral).

Como Don Pedro de Alvarado era conocido por sus proezas físicas y dirigentes militares, su hija Doña Leonor hereda su fuerza interior y determinación.

En la meticulosa restauración del “Palacio” se convirtió en un homenaje testimonial a esta mujer extraordinaria.

ANTIGUA GUATEMALA

Fue la tercera sede de la capital del llamado reino de Guatemala que comprendía a los estados de Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua y Costa Rica así como Chiapas, una parte de México. Fue construida a partir de 1543 por el ingeniero Juan Bautista Antonelli en el Valle de Panchoy, a donde fue trasladada luego de la destrucción por inundación del segundo sitio, ubicado en el Valle de Almolonga, en las faldas del Volcán de Agua (a donde había sido llevada tras abandonar el primer asentamiento en Iximché en 1527). Durante su desarrollo y esplendor fue conocida como una de las tres ciudades más hermosas de las Indias Españolas.

La antigua Guatemala fue la tercera ciudad en esplendor en la América española, competía con ciudades como México, Puebla, Lima, Quito y Potosí. Sin embargo, las circunstancias especiales de los terremotos acaecidos el 29 de julio de 1773, en pleno florecimiento del barroco, cortaron su proceso de crecimiento y modificación naturales. El resto de las grandes ciudades coloniales padecieron de la furia destructiva del neoclasicismo en el siglo pasado y presente, mas no fue el caso de la Antigua Guatemala que ha permanecido detenida en el tiempo y recordando la grandeza de la capital de la capitanía general del reino de Guatemala. Asimismo, esta urbe ejerció notable influencia estética en el área aledaña y en gran parte de Centroamérica, Honduras, El Salvador y Nicaragua, y en Chiapas, al norte.

4ta. Calle Oriente #8 Antigua Guatemala | Tels.: (502) 7962 -0202 | Toll free number United States/Canada 877 736 4316 | www.palaciodeleonor.com